Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Memoria de Grecia – Adenda

En la entrada anterior se puede leer:

Sabe, oh noble peregrino de polvorientas sandalias, que es Apolo dios muy hermoso, alto, notable especialmente por sus largos bucles negros de reflejos azulados como los pétalos del pensamiento…

Mi entrañable amigo José Luis, haciendo gala del poder que le otorga su vasto conocimiento del mundo clásico y su no menor ascendencia sobre mi humilde persona, me llama al orden y me recuerda que el susodicho era, como el marinero de «Tatuaje», hermoso y rubio como la cerveza, aunque no llegara en un barco de nombre extranjero, que se sepa. El rubicundo Febo, lo llamó don Quijote en cuanto salió a campo abierto dispuesto a resucitar a la andante caballería. Cosas que uno sabe de sobra, por lo que no soy capaz de balbucir una explicación mínimamente coherente a tamaño despropósito. Burro que es uno, qué le vamos a hacer.

Como no voy a corregir ahora algo que escribí hace casi veinte años —tampoco hay para tanto, creo yo—, valga la presente por enmienda. Que el tiempo no siempre nos da la posibilidad de reparar nuestras faltas «tras tanto andar muriendo, tras tanto varïar vida y destino, tras tanto de uno en otro desatino pensar todo apretar, nada cogiendo», que dejó escrito el capitán Aldana.

Vale.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: