Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Petrarca conoce a Laura

El 6 de abril de 1327, Viernes Santo, en la iglesia de Santa Clara, en Aviñón, Francesco Petrarca vio por primera vez a una joven de la que se enamoró al instante. La llamó Laura, y todavía hay quien sigue discutiendo su existencia. Petrarca cantó ese amor durante más de treinta años. El resultado, el Canzoniere.

El sábado se cumplieron seiscientos ochenta y seis años de ese encuentro.

Laura e Petrarca 05

«Gentil señora mía,
en vuestros ojos una dulce lumbre
muestra el camino que al cielo conduce…»

In vita di madonna Laura:

CLIX

«¿En qué parte del cielo y en qué idea
se encontraba el ejemplo en que Natura
tomó el rostro gentil con que procura
que cuanto puede arriba aquí se vea?

¿Qué ninfa en fuente, en qué selva una dea,
al aire un oro dio de tal finura?
¿Cuándo un pecho acogió virtud tan pura,
aunque culpable de mi muerte sea?

Por ver beldad divina en vano mira
quien los ojos no vio que, suavemente,
hacia quien la contempla a veces gira:

ni cuán duro es Amor, y cuán clemente,
sabe quien nunca vio cómo suspira,
y cómo ríe y habla dulcemente.»

La traducción es del maestro de traductores Ángel Crespo, en su edición del Cancionero (Barcelona, Bruguera, 1983, col. Libro Clásico, Serie Mayor, nº 2, pág. 217).

El 16 de febrero de 1341, Petrarca emprendió viaje a Nápoles para someterse al examen del rey Norberto de Anjou, que tenía fama de varón sabio y justo. Examinado durante tres días, el aretino fue considerado digno de recibir la láurea poética. Tal día como hoy, 8 de abril de 1341, hace seiscientos setenta y dos años, Petrarca fue coronado en ceremonia que tuvo lugar en el Capitolio de Roma. Como él mismo se encargó de recordar, era el primero en ser coronado desde que lo fuera el poeta romano Estacio, casi mil trescientos años antes.

Pocos años después, en 1348, el mismo día del mismo mes en que la conoció, murió Laura, víctima de la epidemia de peste que había comenzado a asolar Europa en 1347. Petrarca dejó testimonio escrito de cómo supo la noticia:

«Laura, ilustre por sus virtudes y celebrada durante mucho tiempo por mis versos, apareció por primera vez ante mis ojos en el tiempo primero de mi juventud, el año del Señor de 1327, el sexto día de abril, en la iglesia de Santa Clara de Aviñón, a la hora de maitines, y en aquella misma ciudad, en el mismo mes de abril, en la misma hora prima del día, el año 1348, la luz de su vida ha sido sustraída a la luz del día, mientras yo me encontraba casualmente en Verona, ignorante, ay de mí, de mi suerte. La dolorosa noticia me llegó a Parma, en una carta de mi Luis, el mismo año, la mañana del 19, el mes de mayo. Su cuerpo castísimo y bellísimo fue puesto a reposar en el cementerio de los frailes menores, el mismo día en que murió, a la hora de vísperas. Estoy convencido de que su alma ha vuelto al cielo, de donde había venido […] no hay nada en esta vida en que yo pueda encontrar placer en adelante…» (de la Introducción de Ángel Crespo, op. cit., págs. XXXIV-XXXV)

In morte di madonna Laura:

CCC

«¡Cuánta envidia te tengo, avara tierra,
que a aquella a quien de ver estoy privado
abrazas, y me quitas al amado
rostro que fue mi paz y fue mi guerra!

¡Y cuánta al cielo, que recluye y cierra,
y de ella ávidamente se ha adueñado,
a su alma, que del cuerpo se ha separado,
y pocas veces a otros se descierra!

¡Cuánta envidia a las ánimas que en suerte
tienen su dulce y santa compañía,
por la que todavía mi alma clama!

¡Cuánta a la despiadada y dura Muerte,
que con ella apagó la vida mía,
y está en sus ojos, pero no me llama!» (op. cit., pág. 376)

Nadie hablará (así) de nosotros cuando hayamos muerto.

Anuncios

Navegación en la entrada única

16 pensamientos en “Petrarca conoce a Laura

  1. Bueno, tampoco le busques un sentido muy profundo a lo de la lengua inglesa subyugada, etc. No pretendía ser trascendente. O no demasiado. Y lo que cuentas del vasco no me extrañaría en absoluto. Por diferenciarse de las lenguas del entorno, claro. Hay un caso curioso, y análogo, en checo, donde optaron por “divadlo” (‘teatro’) para alejarse del alemán, sin (querer) caer en la cuenta de que la raíz griega del término era ya patrimonio común, nada que ver con lo germánico. Pero, ¿qué vengo yo a contarle al Sr. Piolín?… (Guiño).

  2. Ángel, es curioso que te satisfaga el aplastamiento de lo anglosajón por lo eslavo. No digo nada. En cuanto a la poliglotía (“conocimiento práctico de diversos idiomas”, DRAE), que no cunda el pánico (como dijo Luis, “descansada vida, etc.”): no pretendía hacer alardes, sino que mi curiosidad innata por los idiomas (exacerbada por el monólogo de Benigni en italiano) me tentó, y yo comí (Gen. 3-13, Reina-Valera 1960 -versión 5.0 para Android-).
    Me llamaron la atención las palabras “perverso” y “taxista”, que el anónimo infractor del copyright había puesto como título de la secuencia. Y el traductor de Google también ayuda. Desde antiguo tengo en la cabeza que “taxi” es una de las pocas palabras que se dice igual en todos los idiomas. Ahora descubro (hablando de lo anglosajón) que “taxista” en euskera, según Google, se dice “cabbie”. Tócate los…
    Saludos cordiales.

  3. Hola. Encontré enseguida la versión de lo que faltaba de la escena, y no paré cuenta en que los subtítulos estaban en croata. Confieso –sin mucho rubor– que no soy capaz de distinguir croata de esloveno, y que también el checo y hasta el polaco se me pueden colar… Lo curioso es que resulta palimpséstico, como habréis visto, porque debajo había otro subtitulado en inglés. ¡Tachado, engullido por una lengua eslava! Olé.

  4. Como dijo Jaimito (el de los chistes), la culpa es tuya por mencionar el botón. Además, mi último comentario también tiene su lado tierno: Cinquetti, por ejemplo.
    Un abrazo. Se te recuerda con cariño por aquí, a este lado del Guadalmedina. A ver cuándo nos vemos, pues.

  5. No sé si pillo la mención a doña Hite, o si prefiero no pillarla. Peaso cochino…

  6. Rectifico: la prueba de lo difícil que era programar el vídeo, es que el único que aprendió a hacerlo (al que llamaremos “EJU”, para respetar su intimidad en Internet) no consiente que se dude de su hazaña. Me imagino que lo mismo les pasará al que subió al Everest, al que pisó la Luna…

    En cuanto a lo de tu dominio de cualquier botón… la generalización es casi siempre un abuso, compañero, véase si no The Hite report on female sexuality (1976).

    Obviamente, mi afirmación número 2 era una exageración (licencia poética y también rencor e inquina enquistados –”cree el ladrón…”-). En cualquier caso, me encanta haber recordado a Jarmusch en buena compañía (1991, nada menos).

    Por cierto (no podía faltar el factor karaoke-piolin-yotuve), si se trata de nostalgia, oigamos la bonita versión de Gigliola Cinquetti (1968) de “Those were the days” (un clásico):

    Cordiales saludos,
    piolin

  7. piolin dixit:
    «2. que nunca, nadie, aprendió a programar un VHS.»
    And I say:
    Falso. Yo era un hacha programando con el Thompson de casa de mis padres, primero, y luego con el mío propio. Nunca ha habido un botón que se me resistiera.
    Cree el ladrón…

  8. Pues sí, una buena versión de la escena completa. No la recordaba (solo lo de “nel mezzo dell camin de nostra vita… senso unico”), entre otras cosas porque vi la película en un VHS mal grabado, que se cortaba abruptamente; es curioso que esta versión propuesta por Ángel esté subtitulada en croata –idioma del que copiaré, cuando la necesite, la valiosísima expresión “perverzni taksista”-.

    Siempre sostendré, como pruebas del fracaso de nuestra generación, estas dos:

    1. Que todas las buenas películas se proyectaban a partir de las cuatro de la mañana, y

    2. que nunca, nadie, aprendió a programar un VHS.

    Saludos cordiales. Viva Internet. Piolín.

  9. Con buen sonido en italiano:

  10. Esa escena es una de las favoritas del que suscribe (la tengo en ¡¡vídeo!!) y de nuestro común amigo Juanmi, y nos ha proporcionado más de un rato de risas, y más de dos, a lo largo de los años. Pregúntale, pregúntale, yo creo que es capaz de recitártela enterita. La cara de ese pobre “obispo”, y la pecorinna, ay, esa dulce pecorinna…
    Un acierto, a pesar de que la escena se corta cuando empieza lo mejor. A ver si localizamos un enlace de la escena completa.
    Un abrazo.

  11. Gracias por los elogios (a priori, además) a los vídeos; son muy recomendables, y no porque yo lo diga. Por cierto, Eduardo, enhorabuena por algunos enlaces (que nunca había tenido la curiosidad de mirar, y me he apresurado a guardar en “favoritos”) a páginas de literatura como “Henciclopedia” y “Poéticas”.

    Y por último, el regalo de hoy de Piolín: hablando del “Infierno” de Dante, veamos a un Roberto Begnini absolutamente irreverente en Night on Earth de Jim Jarmush (los subtítulos están en ruso, pero el italiano se entiende bastante bien, y la imagen es clara a pesar de ser de noche):

    Saludos cordiales.

  12. Me estoy haciendo viejo: no veo el acíbar por ningún lado, compadre. 😉
    Y que conste que estoy en las mismas que tú: esperando a tener tiempo para ver los vídeos aportados por el camarada amarillo.
    Saludos a ambos.

  13. Nas tardes. Muy jugoso todo. Qué grande era Ángel Crespo… y cómo desvirtuaba los textos. A ver si tengo un ratico y me miro los vídeos del amigo Piolín, siempre tan estimulantes. Recuerdo que Umberto Eco, mi admirado Umberto Eco, señalaba que el «Inferno» tenía más jugo para un lector actual que el resto de la obra, sobre todo más que el «Paradiso», lleno de felicidad, gracia, colorines (simbólicos, pero colorines). Bueno, creo que me estoy excediendo en mi glosa a don Umberto, que quizás no fue tan lejos (en realidad, defendía el «Paradiso»). Y última: no puedo evitar que lo de Petrarca y Marilauri me traiga a la cabeza una frasecilla del prota de esa maravilla que es Bomarzo: algo así como “fue una pasión, y acabó convertida en un tema”.
    Perdón por el acíbar.

    Ángel

  14. Piacere.
    He aquí dos “regalos” que encontré ayer, relacionados con lo mismo.
    Roberto Benigni recita el primer canto del “Inferno”:

    Lo mismo, pero de Vittorio Gassman y con explicación previa (para los más exquisitos):

    Un abrazo.

  15. Tante grazie, caro amico!

  16. Come si nota che è primavera! Ottimo sito, inoltre, questa “Opera omnia”.
    Arrivederci.

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: