Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Prosopografía

«Y cuando estaba a punto de montar un escándalo, giró la cabeza y de pronto se encontró con una hermosa y atractiva mujer. Patillas negro ala de cuervo; preciosas cejas arqueadas como la luna creciente; ojos de almendra de un brillo cristalino; boca fragante de cereza; nariz recta y bien formadad de fino jade; sonrosadas mejillas redondas bien maquilladas; de delicada belleza, el rostro se asemejaba a una bandeja de plata. Ligero y esbelto, su cuerpo era un ramo de flores; y sus dedos, alabastrinos como finos tallos; su cintura de sauce la podía abarcar una mano. Liviano y terso, su vientre poseía la blancura de la harina. Diminutos, en punta, se arqueaban sus pies; el pecho era generoso en carnes y sus muslos de un blancor níveo. Y había algo más: estrecho y bien tenso, rojo y rugoso, limpio y fresco, acolchado de negrura. ¿De verdad no sabéis lo que puede ser?»

El Erudito de las Carcajadas, Jin Ping Mei, Gerona, Ed. Atalanta, 2010, vol. I, págs. 124-125. Traducción, introducción y notas de Alicia Relinque Eleta.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Prosopografía

  1. Yes, it is, it is… 😉

  2. Juan Miguel en dijo:

    La prosopografía salió a colación en la comida del otro día. Muy bueno el ejemplo.

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: