Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

La disciplina moral

Salomón Ibn Gabirol (h. 1021-h. 1058), Selección de perlas, Ameller Editor, Barcelona, 1977, Biblioteca Nueva Sefarad, vol. I, pág. 79 (versión en español, introducción y notas de David Gonzalo Maeso):

«232.- He aquí cuatro principios que todos debieran practicar: 1.º, usar palabras amables; 2.º, escuchar amablemente al interlocutor; 3.º, comportarse amistosamente con todo el que encuentre; 4.º, habituarse al bien hablar. Y otros cuatro que deberán evitarse: 1.º, tratar con necios; 2.º, discutir con testarudos; 3.º, lisonjear al vano; 4.º, asociarse con el corrompido.»

Ojalá.

Ojalaíta.

Anuncios

Navegación en la entrada única

7 pensamientos en “La disciplina moral

  1. Lo que estoy, más que feliz, es perplejo de encontrar a un protofilólogo. Ánimo a él, feliz Navidad a todos.

  2. Entiendo, amigo amarillo, sus intenciones, etc., así que como dijo el Sr. Lobo, «no nos…» (etcétera también, que esto lo ven los niños chicos).
    Por lo demás, y como casi siempre, hállome de acuerdo con sus atinadas apreciaciones, así que reciba usté también mis felicitaciones, buenos deseos y parabienes.
    Usted y el angélico amigo, claro está, que parece feliz de haber hallado a un filólogo en ciernes, con la que está cayendo. Y mira que intenté enseñarle el buen camino… Pero sin éxito, a lo que se ve.

  3. Qué bestia la cantidad de “spam”.

    Yo no pretendía menoscabar el “blog” (lejos de mí, etc.), sino poner un ejemplo de lo difícil que nos lo pone el amigo Gabirol.

    De hecho, mi primera reflexión fue: ¿cómo contestar a este comentario sin incluirme automáticamente en la nómina de los necios, vanos o testarudos?

    Como a buen entendedor, etc., la respuesta más adecuada me parecía un callado asentimiento. Pero como todavía no se puede asentir silencionsamente por Internet (que yo sepa), he preferido dar mi aquiescencia con ese chistecito, y tal.

    Por otro lado, con la que está cayendo (en todas partes, ya), en estos tiempos lo que cuadra es soltar uno que otro exabrupto (indignarse, vamos), y creo que si no lo hacemos más a menudo es por miedo a no encontrar eso que los filósofos como Adela Cortina llaman un “interlocutor válido”.

    Poner en práctica los valiosos consejos de Gabirol es un lujo que nos podremos permitir quizá en un futuro, y un esfuerzo suplementario que tenemos que hacer en el presente.

    Cura ut valeas.
    Piolín.

    P.S. En cuanto al vídeo, en este caso venía cantado, por la alusión al filósofo malagueño y por la fecha (recién terminada la fiesta de Hanuka). Además, la música es agradable, y solo dura 6 minutos.
    Hevenu shalom alehem! (la paz sea con vosotros)
    Feliz Navidad.

  4. Hombre, un filólogo en ciernes por ahí arriba… Mucho ánimo. Lo que no sé yo es qué hacen ahora leyendo a Juan de Luna. Válgame Dios, qué rarezas. Será para bien, imagino. ¿Sabíais que Viktor Sklovski leyó en un volumen conjunto los dos Lazarillos, entendió que eran de la misma mano, y de ese error salió una de sus estupendas teorías sobre el arte de la narración? Qué cosas… Y qué raros han sido siempre estos rusos…

  5. piolín, caro amico, “corrompidos”, lo que se dice “corrompidos”, vaya usté a saber… Lo único cierto es que desde que Hawaii abrió fronteras han sido detenidos en el control de aduanas más de un imbécil, y más de dos, amén de (en este momento) siete mi setecientos diecinueve infiltrados, vulgarmente conocidos como “spam”.
    Y Alejandro, me alegra verte de nuevo por aquí, me alegra que practiques las enseñanzas de Ben Gabirol y me sorprende que hayas acabado estudiando Filología, aunque me temo que afirmar, como haces, que estás estudiando lo mismo que yo estudié es llevar las cosas demasiado lejos: la carrera ya no se parece a lo que fue, ni sombra de lo que era. Que no digo yo que ahora sea mejor ni peor, solo que esto ya no hay quien lo reconozca. O es que me estoy haciendo viejo.
    De todas formas, un abrazo, mucha suerte y duro con el segundo Lazarillo. Ánimo, chavalote.

  6. Muy cierto. Sin embargo, Gabirol es disuasorio: ¿cómo hacer un comentario “con palabras amables”, sin “asociarse con el necio” ni “lisonjear al corrompido”, por ejemplo? ¿Qué sé yo de la cantidad de corrompidos que leerán este “post”?

    «Bendito eres tú, Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, que nos santificó con sus preceptos y nos ordenó el encendido de la vela de Janucá.»

    Shalom!
    Fuengirola, a 26 días del mes de Kislev del año 5773.

  7. Alejandro Rodríguez Paz en dijo:

    Los cuatro principios que se deben practicar los practico, los otros cuatro que se deben evitar los evito, excepto el de “tratar con necios”, pero bueno, no está mal, !no nos pongamos exigentes!
    Hacía muchísimo tiempo que no me pasaba por aquí y juro por mi perro (el único necio con el que trato diariamente) que me pasaré más a menudo.
    Bueno, solo informarte que después de un año “sabático” (erré al escoger un FP de informática) me he decidido finalmente por las letras y estoy estudiando lo que tú estudiaste en su momento. Menuda navidad me está dando Juan de Luna y su 2ª parte del Lazarillo, pero bueno me está gustando mucho la carrera y la mayoría de sus asignaturas.
    ¡Un abrazo y feliz navidad allá dónde estés!

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: