Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Tertulia con Antonio Orejudo – Crónica

Como os contaba en la anterior entrada, el pasado jueves 26 pudimos disfrutar en la tertulia de la presencia de Antonio Orejudo, a quien públicamente me gustaría agradecer el esfuerzo de venir desde Almería para compartir un rato de charla con un puñado de lectores.

Fue una tarde magnífica que empezó sobre las 18:30 horas, momento en que nos encontramos para tomar un café y conversar un rato antes de la tertulia propiamente dicha. Aquí lo tenéis en El Pimpi, uno de los enclaves señeros de la restauración malagueña, lugar de encuentro de escritores, artistas, actores, políticos, músicos… y miles de malagueños y visitantes a lo largo de los muchos años que lleva abierto.

Descansando un momento…

Posteriormente, sobre las 20:00 horas, nos unimos al resto de contertulios en el Foro de la Librería Rayuela, el lugar que acoge nuestra tertulia desde hace once años (por cierto, esta ha sido la tertulia del undécimo aniversario; para ser exactos, se ha celebrado justo once años y un día después de la primera, que tuvo lugar un ya lejano 25 de enero de 2001).

En el Foro Rayuela

La tertulia se prolongó durante más de dos horas (y luego más allá, porque pudimos prolongarla en el restaurante griego al que después fuimos a cenar), en las cuales pudimos oír a Antonio Orejudo analizar y diseccionar su obra, sin rehuir ninguna de las cuestiones que le planteamos. Incluso cuando dichas cuestiones trascendían el ámbito exclusivo del libro que nos había congregado a todos esa noche, que, no lo olvidemos, fue su última novela, Un momento de descanso (2010). Así, tuvimos la oportunidad de demorarnos en otros asuntos, no exclusivamente relacionados con la literatura, pero que nos afectan a todos, a él en tanto escritor, a nosotros en cuanto lectores.

Para (casi) cualquier lector, compartir un rato de conversación con un autor al que se admira es una rara oportunidad; si a ello se suman la calidad (y la calidez) humana y la agudeza y la perspicacia en el análisis que derrochó Antonio Orejudo, la oportunidad se convierte en privilegio. Ojalá se repita en el futuro.

Aloha.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: