Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Cuatro cantes y un remate

Como ciertos cantes, que llamamos «de ida y vuelta», dejamos atrás las faldas del Monte Fuji y el aroma de los cerezos en flor, y regresamos. Pero no abandonamos la poesía; si ayer pasamos la tarde deleitándonos en los haiku, hoy traigo agüita fresca de la fuente inagotable donde beben los buenos flamencos (no sé si me acaba de salir una aliteración, pero casi).

Este verano tuvo lugar la presentación de un libro singular: Lírica acuática. Coplas sobre el agua en la poesía tradicional y el flamenco (Málaga, Diputación Provincial de Málaga, 2010, col. «El agua en pie», nº 4). En él se recoge una selección de textos procedentes de la lírica tradicional y del flamenco, enhebrados todos en el hilo común de versar sobre el agua, en sus múltiples variantes: los mares y arroyos, «los ríos caudales, los otros medianos e más chicos», el agua de lluvia que riega los campos y las lágrimas de pena que arrasan la cara. La antología y el precioso estudio preliminar corren a cargo de una de las personas a las que más quiero y admiro, mi amigo, mi hermano Ramón Soler Díaz, uno de los especialistas en el mundo del flamenco más reputados de hoy en día (y no es pasión de madre; echad un vistazo a su currículum).

Vayan por él estos cuatro cantes. Y por ustedes.

La luna en el cielo,
la luna en el río,
pobre de la luna
quién la habrá partío.

Carmen Linares, bulería por soleá (pág. 63)

Desde que murió mi Pepe
el huerto no se ha regao,
la hierbabuena no crece
y el perejil se ha secao.

La Cañeta, tango (pág. 66)

La noche del aguacero
dime dónde te metiste
que no te mojaste el pelo.

Bernardo El de los Lobitos, soleá (pág. 70)

Y uno de mis favoritos:

Abuelos, pares y tíos:
de los buenos manantiales
se forman los buenos ríos.

Camarón de la Isla, bulería (pág. 102)

El remate, un diamante extraído de la vena infinita de nuestra lírica popular tradicional:

Porque duerme sola el agua
amanece helada.

Aloha.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Cuatro cantes y un remate

  1. Ramón Soler Díaz en dijo:

    Querido amigo Eduardo:
    Sin duda, tus efusivas palabras son fruto de nuestra vieja amistad. De todos modos intuyo en ellas que verdaderamente te ha gustado el libro acuático. Por cierto, son hermosísimos los haykus que has puesto en la entrada anterior. Precisamente hoy he estado en el mercado de Huelin comprando pescado y mientras mi Ramoncito le tocaba sin misericordia la lengua a una concha fina viva se me ocurrió este sushi-hayku con rima incluida:

    La concha fina
    se burla de ti antes
    de ser comida.

    Un fuerte abrazo

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: