Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Omisiones

«En cuanto a mí, jamás me he arrepentido de otra cosa que de mis omisiones: lo que no he hecho, lo que no hago, lo que estoy a cada momento dejando de hacer. Me remuerde la incapacidad de dedicarme, de entregarme igual y continuamente a nada, ni siquiera a la poesía, que es lo único que de verdad me importa.»

Jaime Gil de Biedma, Retrato del artista en 1956, 1991, pág. 56.

Anuncios

Navegación en la entrada única

7 pensamientos en “Omisiones

  1. Hola Profesor,
    ¿será verdad eso de “atajé por caminos de luces sin rencores”? Siempre has sido muy torero, así que lo del las luces me lo creo, pero lo del rencor, bué… dejémoslo correr.
    […]
    Veo que los años y la experiencia han aligerado tu equipaje y quizá ahora que tú has perdido el tupé y yo la cintura, nos podamos encontrar de vez en cuando (obviamente solo en el éter y si te apetece). Igual ya nos hemos cruzado y ni siquiera nos hemos olido, pues veo que utilizas los mismos sitios que yo para trabajar (Es que la Red es mu chica!).

    Un fuerte abrazo,
    Eurídice
    P.S. Nessun dolore, nessun rancore.
    P.D. Se aceptan borderías.

  2. Ese síndrome del que hablas lo describía mi madre con un castizo refrán que no dudaba en aplicarme cuando la ocasión lo requería: “Eres el Maestro Liendre, de nada sabe y de todo entiende”. Pleno al quince.
    En cuanto a lo de mis chicos, yo haría (¿haré?) lo mismo, así que…
    Un placer tenerte de nuevo por aquí, Oesido, y que los dioses del verano te sean propicios. O las ninfas, puestos a pedir… Un saludo.

  3. Comparto el sentimiento de G de B aunque no su arrenpentimiento; algunos padecemos el síndrome de Diógenes del conocimiento. Nos atrae casi todo, de manera que acabamos acumulando conocimientos de toda clase de materias como literatura, cine, filosofía, ikebana, papiroflexia… con el remordimiento de saber algo de todo pero no ser expertos en nada. Pero más me asombra el caso contrario. Gracias a cualquier concurso de televisión, observamos asombrados como el conserje del dispensario de un humilde pueblo del alto Ampurdán, oficio escasemente remunerado, lo sabe ABSOLUTAMENTE TODO sobre las manifestaciones del gótico tardío en la baja Renania y pensamos: ¿Qué sería de este hombre si hubiera puesto el mismo empeño en hacer unas oposiciones a Abogado del Estado?
    Felices vacaciones en Hawaii y tranquilo Eduardo, que tus chicos pulirán su lenguaje leyendo el Marca durante el verano.

  4. Gracias por tus buenos deseos, Alejandro. En primer lugar, y aunque no te lo creas, no siento que hayamos tenido un conflicto, y lamento que el curso no haya sido, para ninguno de los dos, lo que esperábamos. Nos ha faltado hablar, pero eso tiene fácil remedio.
    En segundo lugar, los comentarios sin falta tienen trampa: los corrijo yo. Incluido el tuyo. Es mi pequeña aportación a mantener un código mínimamente uniforme y que todos nos podamos entender.
    Por último, tú deja tu comentario donde quieras, porque ninguno me pasa desapercibido, ya que antes de ser publicado tengo que autorizarlo yo, así siempre puedes tener la seguridad de que recibo vuestros mensajes. Si no, en efecto, con lo despistado que yo soy, seguramente alguno se me pasaría. Así que tranquilo.
    Yo también te deseo que pases un buen verano, dentro de lo posible, y que lo aproveches bien. Que haya tiempo para todo.
    Y lee, hombre, lee.
    Un saludo

  5. Buenas noches (aunque según a la hora que lea el comentario, cambiará la forma de saludo).
    Soy Alejandro y bueno, a pesar de nuestros “pequeños conflictos” (je, je) decirle que me ha gustado mucho la forma en la que ha dado clases; también el que, de una forma indirecta, haya conseguido que la gente escriba correctamente los comentarios al postear aquí (aun siendo un foro e internet, menuda combinación) y que, vaya, el resultado de mi nota no quiere decir, y de ahí que me gustaría que lo supiera, que no haya antendido a sus clases o cualquier pensamiento aturdidor, “simplemente” no es que hayan sido mis exámenes en el primer trimestre y haya arrastrado ya la mala fortuna y bueno, que pase un buen verano vaya a donde vaya (si coge vacaciones a algún lugar) y nada, nos vemos en Septimebre, a ver si le puedo dejar impresionado (positivamente, ya que negativamente, más bajo que un uno no creo que saque, je, je).
    PD: Disculpe que escriba aquí, es que el “scriptorium” tiene muchos comentarios y una hoja realmente larguísima y mi respuesta pasaría desapercibida.
    Lo dicho, buen verano.
    Un saludo!

  6. Si es la Carmen de 1ºD, estoy de acuerdo!
    Oh… Jaime Gil de Biedma… me suena un montón y no sé de qué… 😉
    Au revoir!

    Esta tarde cae Irene Nemirovsky, sabes cómo despertar mi curiosidad…

  7. ¡Buenas Eduardo! No será mí caso el decir que no me despedí (por lo de las omisiones). Bueno, se lo digo una vez acabadas las evaluaciones: muchas gracias por el año, aprendí muchas cosas aunque mis exámenes no fueron nunca brillantes, pero todo queda en mi “cerebrito”, y es de lo que me alegro y de lo que al fin y al cabo se trata, ¿no?
    ¿Recuerda el primer comentario de Emily y mío? Fue el primer paso a soltarme de mi timidez y hablar con el “Profe de Lengua” nuestra dichosa pizza tropical 😀
    Bueno le agradezco la despedida de ayer me sirvió de mucho, espero que tenga un buen verano y verlo el próximo año con mi trasero más grande de lo habitual y mis nervios obsesivos por los pasillos, debería arriesgarse y darnos clases, somos muy buenos…

    Un saludo.

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: