Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Por qué leer a los clásicos

Joseph Joubert, Sobre arte y literatura (Cáceres, Editorial Periférica, 2007; traducción de Luis Eduardo Rivera):

«En literatura, nada vuelve tan imprudente y tan atrevido al intelecto como la ignorancia de los tiempos pasados y el desprecio por los libros antiguos.» (pág. 63).

«Tres condiciones son necesarias para hacer un buen libro: el talento, el arte y el oficio. Es decir: la naturaleza, la factura y la costumbre.» (pág. 73).

«El gran inconveniente de nuestros libros nuevos es el de impedirnos leer los libros antiguos.» (pág. 74).

Y un consejo final:

«Evita comprar un libro cerrado.» (pág. 80).

Claro ejemplo de «escritor sin obra», Joseph Joubert nació en Montignac-le-Compte en 1754 y murió en Villeneuve-sur-Yonne en 1824. Entre 1768 y 1776, en Toulousse, aprende latín y griego y lee intensamente a los clásicos, especialmente a Platón. Establecido en París desde 1778, defiende fervientemente la Revolución, con algunas de cuyas instituciones colaboró, antes de sentirse defraudado por la deriva posterior de la misma. En 1800 conoció a François-René de Chateaubriand, quien se contó entre sus mejores amigos y fue el primer editor de la obra -póstuma- de Joubert. Durante el Imperio napoleónico desempeñó cargos relacionados con la universidad y la instrucción pública. A su muerte no había publicado ni una sola línea, a pesar de escribir un diario desde 1779. Lo que conocemos de su obra se debe a la devoción de su esposa y amigos, que rescataron del olvido sus papeles íntimos. De él escribió Sainte-Beuve (Portraits littéraires, 1838):

«Prosigue sus lecturas, sus sueños, sus charlas, bastón en mano, prefiriendo -fuera el tiempo que fuese- pasear diez millas que escribir diez líneas; caminar y aplazar la obra, siendo como era, de ésos que siembran y que no construyen y fundan

En sus aforismos prefigura el romanticismo que está por llegar; obsesionado con la búsqueda de la belleza, tanto en el arte como en la vida, se adelanta en dos siglos a las principales preocupaciones del pensamiento estético contemporáneo. Terminará confesando:

«El tiempo que antiguamente perdía en los placeres, lo pierdo hoy en los sufrimientos.»

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Por qué leer a los clásicos

  1. El librito es una gozada; la pena es tener que explicitar ciertas cosas que deberían ser evidentes… Un abrazo friend.

  2. Querido amigo:
    De nuevo en las playas de Hawaii. Felicidades por la sección dedicada a Joubert y a una editorial pequeña por rescatar a un autor interesante. Un abrazo, McQueen.

  3. Brindo por ello.
    Y bienvenido a Hawaii. Espero verte de nuevo por aquí.

  4. Porque ya son parte de la vida…

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: