Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Más de 20.000

Pues eso, que ya somos más de veinte mil (¡¡ 20.000 !!) los que, dejando una huella más o menos evidente en sus arenas, hemos paseado por las playas de Hawaii en algún momento de los últimos nueve meses y pico. ¡Menudo parto! Nunca lo hubiera creído, en serio.

A todos, infinitas gracias por la acogida, pero en especial a aquellos cuya compañía ha sido una constante en todo este tiempo, y sin cuyos comentarios Hawaii sería un sitio infinitamente más triste y pobre. Sin ningún tipo de orden, revueltos en mi corazón: musikboy, juanmi, mcqueen, dirty boulevard, florence, sandra, anna, tatevik, maría, natalia e tanti quanti… Gracias por venir. No os marchéis sin tomar algo en nuestro bar; hoy hay barra libre y happy hour.

Primera consumición: «Como leve fulgor», de Eduardo Haro Ibars (Madrid, 1948-1988):

Sin esperar a nadie se desmayan
las tardes de un abril que no parece
sustentarse en pilares de viento y sol
Y nos dicen que es la primavera
Esta desazón tierna este zumbido
de no morir sin esperar a nadie

Como leve fulgor se anuncian dioses
sobre los pianos ciegos del destino
presencias que nos pueblan son
el aburrimiento y sus hermanas pálidas
Son el sufrir al pie de un sentimiento
incapaz de brillar con más audacia
Son la muerte del héroe en sus espejos

(de Sex fiction, Madrid, 1981; en Obra poética, Madrid, Huerga & Fierro Editores, 2001, pág. 179)

Segunda consumición, un poema sin título de Fernando Merlo (Málaga, 1952-1981), otro «poeta maldito»:

Acostarse es muy fácil, facilísimo
arrojar la esperanza a la basura
cuando, al fin, ni se siente ni se suda
amor, y el hombre se congela vivo.

Pero yo, os lo juro, no estoy muerto;
y no le coloquéis a mis poemas:
«Aquí yace F. Merlo, fue poeta.»
(Poeta, sí, poeta con dos cuernos

enormes, como dos armas en vilo
dispuestas a morder; con agravantes
de chulo, de vulgar, y de asesino

de congéneres cursis, de elegantes
poetisos de salón.) Ahí queda el tiro,
y a quien le haya jodido que se aguante.

(de «I. Despojos», en Escatófago (1968-1972), Madrid, Ed. Libertarias, 1992, pág. 21)

Pronto volveremos a ellos.

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Más de 20.000

  1. Thanks for an unmerited acknowledgement.
    Cheers!

  2. ¡Felicidades por las visitas!

    La verdad es que Natalia tiene razón, se ha quedado a gusto el hombre…

    Un saludo, y lo siento (una vez más) por estar tan perdida.

  3. Digo yo que sí, antes de morir de sobredosis. Lo encontraron con una jeringuilla clavada en el brazo, tras la barra de su bar…

  4. Se habrá quedado a gusto Fernando Merlo…

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: