Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Lecturas navideñas

Hace un par de días me encontré con mi buen amigo musikboy y me pidió que recomendara algunos libros para estas navidades. Como si no me conociera. Le contesté lo que ya sabéis que suelo contestar en estos casos; pero como tampoco quiero ser muy tajante en el cumplimiento de mis propias exigencias, al fin y al cabo soy un Géminis puro, he llegado a una solución de compromiso: hacer pública la lista de los libros que yo tengo para estas navidades. Y si le sirve de inspiración a alguien, pues me alegro. Ahí va.

En primer lugar, los que ya han caído en estos días:

Ahora, los que tengo entre manos:

  • Edwin A. Abbott, Planilandia. Una novela de muchas dimensiones, Palma de Mallorca, Olañeta, 2004.
  • Mark Haddon, The curious incident of the dog in the night-time, Definitions, 2003.

Éste último es muy importante: se trata de mi primer libro en inglés, tarea que debo «agradecer» a la insistencia de mis compañeros y sin embargo amigos (y muy queridos) Teresa J. y Juan Miguel. Es que yo soy de francés de toda la vida. Pertenezco a esa generación que fue educada en la consideración de la lengua y la civilización francesas como exponentes máximos de la cultura. Creo que fuimos los últimos conejillos de indias; poco después se certificó la muerte del francés.

A los dos anteriores van a tomarles el relevo:

Reseño, por último, aquellos libros que llevan varios meses sobre mi mesilla de noche y cuya lectura se va demorando más de lo deseable:

  • Roberto Bolaño, Los detectives salvajes, Barcelona, Anagrama, 1998.
  • Vasili Grossman, Vida y destino, Barcelona, Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, 2007.
  • Carson McCullers, El aliento del cielo. Cuentos completos, Barcelona, Seix Barral, 2007.

Termino con algo que no tiene nada que ver con lo que estábamos hablando: como este año he sido muy bueno (a pesar de lo que opinéis algunos de vosotros), ya he recibido un anticipo de mis reyes (en este caso, mi rey he sido yo mismo, pero para el caso vale igual). Se trata de un precioso libro de notas con las páginas rayadas y encuadernado en (pseudo)piel que he visto esta tarde en El Corte Inglés. La empresa que los fabrica se llama paperblanks y en su web podéis deleitaros con los maravillosos productos de papelería que fabrican: agendas, libros de notas, listines telefónicos… Alguno podría pensar en las moleskine, pero, en tanto artículos de papelería, son más hermosos. A mí al menos me lo parecen.

Anuncios

Navegación en la entrada única

7 pensamientos en “Lecturas navideñas

  1. ¡Ya te contaré cuando lo consiga, ufff! Gracias por tu visita, seas quien seas, y vuelve pronto. See you.

  2. Bolaño a muerte. Te comes las 500 ó 600 páginas. En cuanto a Grossman… será un fenómeno, pero pasar de la pág. 100 es un logro. No conozco a nadie que se lo acabase. Tengo mucha curiosidad por Casavella. Un saludo

  3. Dos respuestas:
    1.- Yo sí lo tengo. ¿El secreto? Mantener a una distancia más que prudencial a la familia y no tener hijos, ni tampoco más amigos que los estrictamente indispensables: sólo aquellos que, como tú, merecen tal nombre; los demás sobran.
    2.- Por eso no consigo terminarlo.

    Merrycrismas, Manué.

    P.S.: Hoy tengo el día particularmente misántropo, así que no me hagas mucho caso. Para tu tranquilidad, el cajón de los cuchillos tiene la llave echada y olvidé comprar cartuchos para la recortá.

  4. Here I am again.
    Dos preguntas: 1-¿Hay tiempo para leer en Navidad? 2- ¿Vida y destino no es un poco grueso para tus gustos?

    Feliz Día de los Inocentes.

  5. Gracias a las dos por dedicar este ratito a pasear por Hawaii, con la de cosas que había que hacer ayer tarde.
    Finalmente, Ami, hemos sobrevivido a otra cena de Nochebuena, que no es poca cosa. Además, estoy contento porque no cometí casi ningún exceso, y sólo tengo que reprocharme mis efusiones con el turrón blando, que me guiñaba el ojo con picardía.
    En cuanto a instrumentos de escritura, veo, Sandra, que vamos los dos servidos: uno un libro con las páginas en blanco, la otra un peazo portátil. Está claro que pertenecemos a generaciones distintas 😉 Me alegro mucho por ti (eso significa que también, como yo, has sido buena este año) y espero que le saques todo el rendimiento posible. Y por lo que más quieras: aligera el contenido del blog, que siempre que quiero entrar en él se me queda colgado el ordenador, de tantas cosas como tiene que cargar.
    Besos para las dos, y muchas felicidades.

  6. Hola Eduardo.
    Ante todo, Feliz Navidad.
    Estoy aquí con mi nuevo portátil y aprovecho para darte mi felicitación y desearte que estas fiestas te sirvan para despejarte y pasar los mejores momentos con los tuyos.
    Un beso muy fuerte.
    PD: Ya te felicitaré el nuevo año 😛

  7. Me ha gustado y sorprendido eso de “(pseudo)”.
    ¡Ánimo, queda menos para cenar!
    (Llevo como desde las cinco preguntando que a qué hora cenaremos)
    Por cierto, tengo novio, se llama: Jamón Ibérico. Lo quiero tanto…

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: