Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Por qué Hawaii se llama Hawaii

Estos días hemos estado hablando de los signos, su definición y sus características. Hemos definido el signo como aquello que está en lugar de otra cosa, a la cual representa. Os he puesto como ejemplo un conocido cuadro del belga René Magritte (1898-1967), uno de los pintores más importantes del movimiento surrealista. Le voilà:

«La trahison des images» (1928-1929)

«La traición de las imágenes» es su título, aunque todo el mundo lo recuerda por la leyenda que aparece en la parte inferior del cuadro: «Esto no es una pipa». Y es verdad. Es la representación pictórica de una pipa, en cuyo lugar se encuentra. Ahora, mientras buscaba información para escribir esto, me he enterado de que el propio Magritte, en una entrevista, aludía en serio a algo sobre lo que yo he estado bromeando con vosotros: la imposibilidad de fumarse esa “pipa”:

¿La famosa pipa? No se cansaron de hacerme reproches. Pero, ¿puede Ud. llenarla? No, claro, se trata de una mera representación. Si hubiese puesto debajo de mi cuadro «Esto es una pipa», habría dicho una mentira.

Es, por lo tanto, un signo. En este caso, de carácter icónico. Y entre las características del signo que hemos consignado está el que, muchas veces, los signos no guardan relación alguna con el objeto al que representan, esto es: son arbitrarios. Es el caso de los signos lingüísticos. Pero no es el caso de «Cita en Hawaii». Algunos de vosotros me habéis preguntado estos días el motivo del nombre que elegí para mi blog, incluso acabo de contestar al último comentario que he recibido, que vuelve a ello. Vale. Parece que eso de deciros que busquéis entre las entradas más antiguas no ha sido muy útil, así que lo escribo de nuevo (lo expliqué en la primera entrada del blog). «Cita en Hawaii» es una canción del grupo La Mode. Concretamente, la segunda canción de la cara A (pues sí, resulta que hubo un tiempo en que un disco era un disco, un objeto físico, perceptible por los sentidos, y tenían cara A y cara B, y no como ahora, que es un concepto abstracto); os decía que era la segunda canción de la cara A de su primer LP, titulado El eterno femenino (1982). Es una canción que me trae muchos y buenos recuerdos, a pesar de que su letra nos sitúa en ese momento doloroso en que, de pronto, nos hacemos una pregunta terrible: ¿por qué dejamos de amar a la persona sin la cual, hasta hace un minuto, no podíamos vivir? O peor aún: ¿por qué esa persona ha dejado de amarnos a nosotros? ¿Dónde teníamos la cabeza, que no nos hemos enterado de nada? Como os digo, La Mode siempre ha sido uno de mis grupos favoritos de aquella época, cuando era (aún más) joven, que pasó a la historia reciente de nuestra cultura con la etiqueta de «la movida (madrileña)», y «Cita en Hawaii» siempre ha sido una de mis canciones preferidas de entre las suyas, y por eso Hawaii se llama Hawaii. No hay otro motivo. Bueno, quizás sí: deep in the cell of my heart, no quería que mi blog fuera el típico sitio sobre literatura que escribe el típico profesor de literatura (¿lo soy?), y, por supuesto, no quería que tuviera el típico nombre que tienen los sitios dedicados a la literatura en Internet. Ésas son las razones. ¿Quieres escuchar «Cita en Hawaii»? Pues dale al play no más (y recuerda, como he dejado escrito en otras entradas: puede que no funcione con versiones antiguas de Internet Explorer):

No he vuelto a verte desde aquella tarde que nos citamos en Hawaii. Llovía a mares sobre la avenida, pedimos un té con croissant. Tus manos frías, tu rostro mojado… Sin hablar me decías: “Adiós”. Yo no sabía y te pregunté la razón. No respondiste, me hiciste pucheros y no te dejaste besar. Por no enfadarme miré aquellos cuadros que recordaban a Gauguin. Seguías callada, parecías buscar el futuro en la taza de té. Luego te fuiste, no sé todavía por qué. No he vuelto a verte desde aquella tarde que nos citamos en Hawaii. Tú me querías. Yo te quería. No he vuelto a quedar en Hawaii. No he vuelto a verte desde aquella tarde que nos citamos en Hawaii. Tú me querías. Yo te quería. No he vuelto a quedar en Hawaii.

Dos curiosidades: la primera es que si pincháis en este enlace encontraréis un interesante artículo que relaciona la obra de Magritte con las ideas de ciertos filósofos, como Platón, Parménides o Hegel. Queda un tanto superficial, pero la dirección en la que apunta es muy buena. La segunda vuelve a referirse al nombre del blog: hace un par de días descubrí, surfeando por la web, que ya existía otro blog con el mismo nombre, aunque alojado en otro sitio. Pero no parece que su creador le echara muchas ganas, porque lo creó en el año 2004, o algo así, y sólo tiene escritas dos entradas, las dos primeras, y luego -aparentemente- ya lo dejó. Como veis, no soy el único majara que anda suelto por ahí.

Anuncios

Navegación en la entrada única

14 pensamientos en “Por qué Hawaii se llama Hawaii

  1. Que no, mujer, que de verdad, que yo también soy un sentimental. Parece mentira que no me conozcas, después de tantos años…

  2. Lorena González en dijo:

    jajaja qué borde, Eduardo 😦

  3. Sí, ya, y yo también…

  4. Lorena González en dijo:

    Yo soy muy sentimental!!!

  5. Venga, no te pongas sentimental, que no te pega. 😉

  6. Lorena González en dijo:

    Hola Eduardo!!! Me ha gustado mucho este sitio, creo que nos va a venir muy bienn!!! Joooo, este año sin ti ya no es lo mismo eeeh! Que aunque te veamos por los pasillos y todo, no es igual 😦 Buenooo, que me voy a estudiar, aunque no te lo creas, jajajaja Un besooooo!!!
    Hasta mañana!

  7. M’alegro. Ya mañana miraré lo que has puesto, que ahora ya toca irse al sobre.
    See ya.

  8. Asunto arreglado 🙂 Lo subí a otra página, http://www.boxtrs.com, porque la otra no me iba demasiado bien.
    Muchas gracias 🙂

  9. Por supuesto, te tienes que registrar en musicwebtown.com o donde sea que elijas.
    Y el enlace tiene que tener la extensión .mp3 pues se trata de un archivo de música. Si te sale un .html o algo así, no estás buscando el enlace en el sitio correcto.

  10. Hay varias formas, están explicadas en la ayuda y los foros de wordpress.com, pero casi todo está en inglés.
    La más sencilla, que es la que yo sigo, es alojar la canción en un servidor externo, como puede ser http://www.musicwebtown.com, y luego copias el enlace que te proporciona dicha web. Vuelves a tu blog y en la entrada tienes que escribir lo siguiente:
    [audio= http://www.musicwebtown/y lo que sea] Es decir, el enlace que previamente has copiado. Así debería funcionar.
    He visto que mi buen amigo musikboy -y otros blogs supermodernos por el estilo- tiene sus canciones alojadas en http://www.imeem.com, pero creo que no rula con wordpress, aunque no estoy seguro de ello.
    Prueba a ver si te sale.
    Un abrazo.

  11. Por cierto, una duda sobre el blog. ¿Cómo puedo subir un reproductor como el de esta entrada? Intenté varias maneras y nada…

  12. Siempre me he preguntado por qué llamaste así el blog, y no sé por qué, pero casi siempre recurrimos a canciones. El nombre de mi blog es una fusión entre canciones, nombres de discos y cosas varias.
    Y bueno, sobre lo que dice Raquel… creo que sí vamos a necesitar mucha ayuda, yo al menos. Espero que José Eduardo tenga razón y esto de leer poesía nos sirva como práctica, porque con lo difícil que soy yo para esto del comentario… Nos mandó hacer un examen de selectividad y la verdad es que no he pasado de la segunda pregunta. Muy mal.

    ¡Un saludo!

  13. Sí, ya, yo también me lo estoy oliendo, Raquel… Porque, de hecho, ya está ocurriendo. Pero no pasa nada, encantado de poder ayudaros.
    ¿Qué es una auténtica pesadilla? ¿El comentario de texto como idea o el texto que os he mandado en sí mismo? Porque lo único que tenéis que hacer es contestar a la pregunta 1, es decir: hacer un resumen del texto. Eso sabes hacerlo, así que no me seas pusilánime.
    Venga, tú puedes.
    Nos vemos.
    P.S.: Y, por cierto, welcome back, criatura.

  14. Hola otra vez!
    La verdad es que me da un poco de apurito escribirte después de tanto tiempo, pero es que el verano no deja tiempo casi para nada, jeje. Bueno, pues solo quería decirte que de vez en cuando te veo por los pasillos pero no hemos hablado aún, y debes saber que este año te vamos a echar mucho de menos ¡¡Y que más de una vez acudiremos a ti, me lo estoy oliendo…!! ¡¡Pues eso, nos vemos!! ¡Un beso!

    P.D.: El comentario de texto es una auténtica pesadilla 😀

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: