Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

El mundo está bien

( Si no puedes vencerlos, únete a ellos… )

Ayer de buena mañana, antes de que empezaran las calores (las climatológicas y las futboleras), estuve paseando por la playa con mi mujer. El sol no se mostraba aún inclemente, la temperatura era perfecta, y todavía no había empezado la invasión dominguera, si bien ya aparecían, acá y acullá, las primeras sombrillas y los primeros tenderetes de familias dispuestas a echar un buen día de playa en compañía de los suyos. Soplaba una ligera brisa matutina y el cielo lucía un precioso tono que parecía decir: «Mirad hacia arriba y entenderéis lo que signigica el término “azul celeste”. Venga, alzad los ojos». Algunos corrían por el paseo, otros montaban en bici; allí unos pocos paseaban a sus perros, mientras que allá otros tantos desayunaban en cualquiera de las terrazas que jalonan el recorrido que transcurre paralelo a la mar. No tengo dudas de que tuvo que ser en un momento así cuando Jorge Guillén escribió «Beato sillón» (Cántico, 1928-1950), cuyos versos finales rezan:

[…] No pasa
Nada. Los ojos no ven,
Saben. El mundo está bien
Hecho
. El instante lo exalta
A marea, de tan alta,
De tan alta, sin vaivén.

Y encima la selección va y le gana a Alemania en la final de la Eurocopa’08.

Lo siempre visto: la selección cagándola irremisiblemente, una y otra vez, una y otra vez, al menos desde que tengo memoria (futbolística). Y cada vez que se acometía una nueva competición se exhumaban los cadáveres, se sacaban los esqueletos del armario y empezaba el desfile de la Santa Compaña futbo-hispánica, no se sabe si con el ánimo de conjurarlos o con la intención de darles nueva vida: el gol de Platini a Arconada en la Eurocopa’84 (estaba yo terminando mi primer año en la facultad), el gol fantasma de Michel a Brasil, el gol que pudo ser y no fue de Cardeñosa, el codazo de Tassotti, la cantada de Zubizarreta… Ojú, menuda lista. Menos mal que, en medio de ese desierto, también viví, con mi padre y con mi hermano, la madrugada gloriosa en que Emilio Butragueño le endosó cuatro chicharitos a Dinamarca en el Mundial de México’86, y mi madre que salía a cada poco a mandarnos callar porque era muy tarde (¡lo era, voto a bríos!) y que, finalmente, acabó por unirse al jolgorio. La que había montada en el bloque era chica.

Lo nunca visto: el fútbol, estigmatizado por la gauche divine durante el franquismo y la transición como «nuevo opio del pueblo» (junto con los toros), ha obrado el milagro de que cualquier españolito pueda enarbolar una bandera de España sin miedo a ser tildado de fascista irredento. A ver cuánto dura…

Lo dicho: «El mundo está bien / hecho». A disfrutarlo, que a ver cuándo pillamos otra como ésta.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “El mundo está bien

  1. Sólo estoy parcialmente de acuerdo con lo que escribes; el hecho de haber nacido, como tú dices, «en el mismo trozo de territorio denominado jurídicamente país» que otros cuyas actitudes pueden enervarnos, hace que se compartan con esas mismas personas mucho más que un simple capricho del destino: una lengua, unas costumbres, una forma -general- de encarar la vida, unos sabores, unos sonidos, una literatura, un folklore… Al final, siempre parece mucho más lo que asemeja que lo que diferencia, entendido el asunto como una colectividad de características más o menos peculiares.

  2. A ver cuando el fútbol deja de ser un deporte de dinero, banderas, fanatismo, violencia, intereses y mentiras. Mientras tanto, desde mi trinchera, con indiferencia y algo de lástima, esperaré no tener que presenciar nunca más el tan fastidioso espectáculo de las banderas, las fuentes invadidas, las calles tomadas por gente cuyo espíritu sólo sirve para eso… para hacerse cómplice de algunos que ganaron algo y con los que sólo tenemos en común el haber nacido en el mismo trozo de territorio denominado jurídicamente país.

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: