Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Quimera de nuevo

Parece que la web de Quimera. Revista de Literatura vuelve a estar operativa. A ver si esta vez dura.

En su número 295, el del mes de junio, Quimera publica un dossier dedicado al escritor Enrique Vila-Matas, una de las voces más singulares de la narrativa española contemporánea. Alguien que es capaz de proclamar en estos tiempos:

Escribir es corregir la vida, es la única cosa que nos protege de las heridas y los golpes que da la vida.

Pincha aquí si quieres leer una reciente entrevista con él.

Destacan también un artículo de Jaime Priede sobre el prolífico escritor holandés Cees Nooteboom, incansable viajero; y otro de la profesora Anna Gil Bardají sobre la recepción (¿os acordáis de que expliqué este concepto cuando el Quijote?) de la literatura marroquí en España.

Los ya habituales dibujos de Javier Montero en la sección «Antipersonajes» ilustran en esta ocasión el poema «Demonios interiores», de María Carrión:

Los demonios interiores no me dejan en paz en
todo el día. Soy víctima de emociones desgarradoras
más grandes que yo misma, que me hacen mucho
daño.
La cabeza se me dispara.
El fantasma de mi padre cobra vida en mi cerebro
y me tortura como no era capaz de hacerlo cuando
estaba entre nosotras.
A menudo, le recuerdo de joven, cuando yo era
pequeña y le adoraba con locura. Apoyaba la
cabeza en su vientre, mientras me contaba historias
de sus viajes por el mundo antes de conocer a mi
madre.
Los fantasmas sólo existen para hacerme mucho
daño.

Contra viento y marea. Contra viento y marea.
Contra viento y marea.

Me he convertido en un objeto inanimado en una
esquina de la imagen.

Apenas digo nada interesante, sólo doy indicaciones
concretas por el teléfono cuando no me queda
más remedio.

Odio que nadie me diga lo que tengo que hacer.
Soy invulnerable a tus encantos. No voy a
enamorarme de ti. Quiero que te desnudes y me
enseñes la herida que te has hecho para huir del
infierno que hemos creado.
Acuéstate a mi lado, pero no me toques.
Tu dolor me da fuerzas para seguir viviendo.

No tengo dudas de que tanto el texto como la imagen van a tocar las fibras más íntimas de algunos de nuestros turistas más habituales. ¿Me equivoco?

Por cierto, que ya que nos hemos referido por ahí a la revolución lingüística de los SMS y que he nombrado otros dosieres de Quimera, quizás os interese saber que el que publicaron en el número de enero de este año se titulaba «Nuevas tecnologías narrativas», y que es un apasionante recorrido por lo más avanzado y arriesgado que se está haciendo en la literatura actual, en relación con las nuevas tecnologías. El índice no debería dejarnos dudas sobre su contenido:

  • Vicente Luis Mora: «Literatecnias. Nuevas realidades tecnológicas y literaturas en proceso de cambio».
  • Laura Borrás: «Lit[art]ure. La litertura en tiempos de Internet».
  • Marco Kunz: «Ni hamburguesa ni magdalena. En torno a Afterpop. La literatura de la implosión mediática, de Eloy Fernández Porta».
  • Dj. Eloy Fernández Porta: «Real Time. Poéticas de la tecnología y el consumo».
  • Alberto Santamaría: «Zona de ansiedad. Algo sobre arqueología ciberpunk».
  • Bonus Track: «”La liga de los ceros” (Un relato de ficción bizarra), de Jeremy Robert Johnson».

Quedáis invitados a la fiesta.

P.S.: Musikboy ha escrito unas amables palabras sobre lo que hacemos aquí, en Hawaii. Si queréis leerlas, pinchad en el enlace.

Anuncios

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Quimera de nuevo

  1. Hola Eduardo.
    La cita de Vila-Matas es absolutamente genial. Simplemente por eso, ya entran ganas de leer a ese autor.
    Del poema decir que… wow. El final es terrorífico. Aunque me ha impresionado más la ilustración. Esos son los fantasmas que realmente dan miedo, y no los otros.
    Un saludo 🙂

  2. No, de «muy mal por mi parte», nada. No existe la obligación. Además, tampoco es fácil pillarla (en una respuesta a musikboy ya comenté las peculiaridades de esta publicación). O sea, que no pasa nada si no la conoces. Es lo normal.
    Ahora bien, si empiezas a leerla, espero que me cuentes algo al respecto.
    En cuanto al poema, sabía el efecto que iba a producir 😉
    ¿Y qué me dices de la ilustración? Aunque es posible que no la hayas podido ver bien, porque he detectado un fallo en el enlace hace justamente un minuto, el tiempo de contestarte. Ya está corregido, y se puede apreciar en todos sus detalles.
    Ya me dirás, joven artista.

  3. …La verdad es que nunca he leído esa revista, muy mal por mi parte.

    Y tenías razón, el poema toca las fibras sensibles. Me ha encantado 🙂

    Un saludo, Eduardo

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: