Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

El premio de Sandra

Sandra:

Dejando a un lado la broma anterior, he tenido tiempo de pensar qué sería adecuado para premiar la sagacidad de quien ha sabido remontarse hasta los primeros años ochenta para contestar las preguntas que planteé hace unos días. Tenía que ser algo especial y que se relacionara con la naturaleza de esas preguntas y respuestas. Creo que lo tengo. Espero que te guste.

Mi premio especial se halla en el inicio de la novela Bélver Yin, de Jesús Ferrero (1981). Creo poder afirmar que esta novela marcó, como se suele decir, un antes y un después en mi temprana relación con la literatura. Cuando salió yo tenía dieciséis años y me la recomendó Paco, mi entonces profesor de Literatura y ahora amigo. La fascinación por la historia de los gemelos Bélver Yin y Nitya Yang fue absoluta. Aquello no tenía nada que ver con lo que estaba acostumbrado a leer, y, desde luego, rompía con toda la novelística española de las décadas precedentes. Ni compromiso, ni experimentación (¡por fin, gracias a los dioses!). Sólo una historia apasionante. Merced a Bélver Yin, leer una novela volvía a ser divertido.

1. EL NENÚFAR BLANCO

La Bachlienhué (o Hoasenchang), Nenúfar Blanco, fue una de las muchas sectas chinas en las que se aglutinaron los enemigos de la dominación extranjera.
La Bachlienhué, que como las otras sociedades secretas no excluía la guerra contra los extranjeros afincados en el imperio, perseguía el sueño de la hegemonía china, o mejor, de la libertad de sus colectividades (pues la filosofía taoísta negaba la preponderancia de una raza sobre otra).
El simple deseo no bastaba para entrar en ella; era necesario saber y poder. Saber interpretar los caracteres, el sentido literal y figurado de los libros sagrados, los trasfondos de la enseñanza taoísta, y la práctica de algunas fórmulas y ritos. Poder actuar, con total independencia, guardar la libertad de acción, y atreverse a romper, cuando la necesidad lo requería, con todos los lazos sociales y humanos.

Si ya la has leído, sabrás de lo que estoy hablando, Sandra. Si no, espero que lo hagas pronto y que te haga disfrutar tanto como a los miles de nosotros que nos confesamos sus devotos lectores.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “El premio de Sandra

  1. Pues hala, ahora a disfrutar del premio.
    Es decir, a leerlo.

    P.S.: Que yo sepa, ahora sólo hay disponible una edición (especial por el 25º aniversario de la novela) en Editorial Siruela; creo que la de Espasa-Calpe lleva tiempo agotada. Había otras ediciones (en Plaza & Janés, p.e., y la primera, en la desaparecida Ed. Bruguera), pero son absolutamente inencontrables.

  2. Gracias Eduardo.
    Me ha encantado el premio, porque me parece precioso que compartas conmigo y con los lectores de este blog “una joyita” que tanto ha supuesto para ti en su momento.
    Ha pasado el tiempo y me resulta muy curioso y emotivo que canciones de los ochenta hayan creado un puente que nos ha conducido y unido hacia la misma circunstancia.
    Bélver Yin se ha convertido en algo más que un título para mí, siempre tendrá más valor que el mero literario.
    Gracias.
    Sandra alias: El Nenúfar Blanco.

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: