Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Las tres vías místicas

Ahora que en clase hemos estado tratando la literatura mística del siglo XVI español (pues sí, este blog es así: aquí pasamos del tempus fugit a Morrissey y de éste a la mística en un pispás; ventajas de la cultura pop), acabo de poner en la página Document un nuevo texto en PDF: el prólogo de San Juan de la Cruz a su Cántico espiritual. En él manifiesta qué lo ha movido a escribir el poema, y desliza algunas de las claves que hemos ido explicando en los días pasados.

Me parece oportuno recordar ahora el pasaje en el que el autor abulense trata las llamadas “tres vías místicas“:

ARGUMENTO

El orden que llevan estas canciones es desde que un alma comiença a servir a Dios hasta que llega a el último estado de perfectión, que es matrimonio espiritual, y assí en ellas se tocan los tres estados o vías de exercicio spiritual por las quales passa el alma hasta llegar al dicho estado, que son purgativa, yluminativa y unitiva,  y se declaran acerca de cada una algunas propriedades y effectos della. El principio dellas trata de los principiantes, que es la vía purgativa; las de más adelante tratan de los aprovechados, donde se haze el desposorio espiritual, y ésta es la vía iluminativa; después déstas, las que se siguen tratan de la vía unitiva, que es la de los perfectos, donde se haze el matrimonio espiritual, la qual vía unitiva y de perfectos se sigue a la iluminativa, que es de los approvechados; y las últimas canciones tratan del estado beatífico, que solo ya el alma en aquel estado perfecto pretende. (pág. 129)

He mantenido la ortografía y el estilo del original. El texto está sacado de la magnífica edición del Cántico espiritual de quien fuera mi admirado maestro en la Facultad, don Cristóbal Cuevas García (Ed. Alhambra, 1979).

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Las tres vías místicas

  1. Pues sí, Luis, no te equivocas. Recuerdo a don Cristóbal con verdaderos afecto y admiración. Fue una de esas personas que marcan tu vida -personal, académica y laboral- de manera indeleble, uno de esos modelos a los que uno aspira remotamente a parecerse. Ojalá nuestra vida académica contara con unos cuantos más como él.
    Un abrazo, y bienvenido a Hawaii.

  2. Me alegra encontrarme con un compañero de profesión que, además, aún recuerde con admiración (y supongo que también con cariño) al gran don Cristóbal, modelo de maestro y de elegancia personal. Un placer haber conocido a una persona de tanta valía. Un saludo.

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: