Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

El álbum negro

Sigo con Hanif Kureishi, pues el indicador de visitas de esta tarde me indica que, desde que he escrito el post anterior, ha tenido muchas lecturas. Otra de sus novelas importantes es El álbum negro, publicada en 1995, cinco años después que El buda de los suburbios y editada en España también por Anagrama (editorial que ha publicado toda la obra de Kureishi en España, que yo sepa). Ambientada en 1989, en la época posterior a la caída del muro de Berlín y en los estertores del thatcherismo, es mucho más oscura y amarga que la anterior. Mucho más lúcida. Algunas perlas:

todo el mundo insistía en afirmar su identidad, de hombre, mujer, homosexual, negro, judío, enarbolando cualquier rasgo distintivo que pudiera reclamar, como si la calidad de ser humano se perdiera al no llevar una etiqueta. (pág. 102)

No era agradable oír decir que la cultura no servía para nada, sobre todo si la gente no entendía su finalidad. Tal como estaban las cosas, la gente estaba continuamente informada de su propia inferioridad. (pág. 144)

Casi todas las novelas, como la mayoría de las vidas, podrían titularse «Las ilusiones perdidas». (pág. 171)

Cambiando de tercio, un comentario de Raquel a El buda hace un rato (al que ya he respondido en lugar y tiempo correspondientes) me ha llevado a plantear algunas cuestiones básicas. ¿Por qué no leemos a autores como Kureishi en clase, dice Raquel? Dejando a un lado el rollo estrictamente profesional (programación que hay que dar, contenidos mínimos, etc.), digo yo: ¿y qué necesidad hay de ello? Es decir, y sin pretender echar mano del cinismo: uno no puede esperar a que se lo den todo hecho, y menos en asuntos como éste. Es indudable que, en materia de estética, la amistad, la complicidad, el maestrazgo, son fundamentales: todos hemos aprendido porque alguien (un amigo, un familiar, un maestro) nos ha enseñado lo que desconocíamos, y todos hemos aumentado nuestro patrimonio cultural, humano, porque otros tantos nos han indicado nuevos autores, nuevos libros, nuevos discos o películas. Han abierto nuevos caminos ante nosotros. Y aquí entiendo que un sitio como este extraño Hawaii en que nos vamos adentrando poco a poco puede ser útil, interesante. Pero no podemos olvidar, Raquel, nuestra propio papel en ese proceso: el descubrir las cosas por nosotros mismos, el placer de encontrar y afinar nuestro propio gusto, dejándonos llevar por la intuición, por un olor repentino al hojear un libro, por el tacto especial de una página, por el diseño de una portada o porque el nombre del autor o el título nos llaman la atención. Por la razón que sea. En ese hacerse uno mismo muchas veces llegaremos a callejones sin salida, o a sitios que no nos gustan o que no son lo que esperábamos. Maravilloso. Porque esos ¿errores? también conforman nuestro gusto y nuestra personalidad. No sólo importa saber lo que uno quiere; es casi más importante saber aquello que no queremos, lo que nos disgusta o nos aburre, para evitarlo. Hay tanto a donde acudir hoy día que saber por lo menos hacia dónde no queremos ir ya es bastante. Igualmente es importante mantener intacta, en lo posible, la capacidad de sorprenderse y el deseo de descubrir cosas nuevas. Y no me refiero sólo a nombres nuevos o de actualidad. Descubrir a un autor clásico que uno no haya frecuentado es lo mismo que si fuera nuevo. También cumple su función la prensa especializada (en ella incluyo lo que hay circulando por la web, que también hay material estupendo): revistas de literatura, suplementos literarios de los principales periódicos, boletines de novedades, programas de radio y tv… Cuando uno aprende a seleccionar (no hay dios que pueda con todo, es imposible), resultan de mucha utilidad. Como todo, es cuestión de práctica y de tiempo. Por otro lado, hay gente que no tiene reparo en llegar y gritarte a la cara: “¡Tienes que leer no sé qué!”, como si no hacerlo fuera a arruinar tu vida y/o la opinión que dicho sujeto tiene de ti. Ese tipo de gente suele caerme mal, lo siento. A veces me ocurre que alguno de mis alumnos, o algún compañero, me piden que les recomiende un libro, y es algo a lo que me suelo resistir, porque es como desnudarse ante los demás; estás diciendo: “Mira, yo leo cosas como ésta y me gustan”. Es como decirles “Así soy yo, éste soy yo”. Y eso es algo que da pudor. A mí por lo menos me lo da. Además, mi gusto no tiene por qué coincidir con el de otras personas, ni yo me considero tan importante que crea que mi opinión tenga validez para nadie que no sea yo mismo, así que… Suelo en esas situaciones cambiar la recomendación por un consejo: acostumbraos a ir a las librerías y dejáos llevar por vuestra intuición; coged los libros, hojeadlos, oledlos (el olor de un libro es fundamental, no os riais), sentid su peso en vuestras manos. Mirad los títulos, leed algún párrafo. Descubrid por vosotros mismos las maravillas que os aguardan en los estantes. Nos vemos en Hawaii 😉

Anuncios

Navegación en la entrada única

5 pensamientos en “El álbum negro

  1. Tatevik, gracias por tu visita y tus palabras. Siempre eres bienvenida 😀
    Ánimo con el examen, que ya verás cómo todo sale bien.
    Nos vemos mañana.

  2. ¡Hola! ¿Qué tal Eduardo?
    Siento no poder dejar comentarios todos los días y sinceramente casi ni me acerco al ordenador 😦
    La verdad es que estoy muy agobiada con el examen que tenemos mañana… no me lo esperaba… me resulta más difícil de lo que creía q iba a resultar… en fin… qué le vamos a hacer 😀
    Muy interesante , por cierto, el tema de hoy (aunque no lo he podido leer tranquilamente que seguramente sabes cómo estoy en estos días de exámenes,no cambio jaja).
    Bueno, pues me despido ya que me voy a seguir estudiando, ¡un saludo!
    Nos vemos mañana a primera hora 🙂

  3. Suerte con el examen, Mai 😉

  4. María Ayllón en dijo:

    Yo pienso que todo y todos tenemos etiquetas, la gente dice que no le gusta que la etiqueten, pero todos etiquetamos a la gente o a las cosas.
    La verdad es que me alegro de que no tengamos que leer para clase el libro en el que se describe al cantante de los Sex Pistols (que ya me informé de que no era Sid Vicious), porque para escuchar opiniones estúpidas como “nos han mandado un libro de frikis”… Y que la gente se ponga a criticar lo que está leyendo sin saber de que está hablando.
    En fin, que seguro que la gente prefiere leer quién está con quién, quién se ha acostado con quién, y criticarlo también, eso por supuesto, aunque ni sepan si es verdad o no, y aunque ni conozcan a la persona.
    Todos tenemos y ponemos etiquetas.
    Y ya me parece que no voy a escribir nada más que tengo que ponerme con historia.
    Hasta mañana, Eduardo

  5. j***r
    qué razón tienes con esto último. La de libros que me llevé a casa por el simple hecho de ver la portada y gustarme, o leer un par de frases y engancharme hasta tal punto de pensar “o me lo llevo, o reviento”. Y sí, siempre te aporta algo nuevo, porque de esa manera nunca te encerrarás en un solo género sino que podrás leer de todo un poco, y empaparte de todo eso.

    Lo mismo pasa con la música. Qué mas da que no sea lo que “estés acostumbrado” a escuchar ¿Por qué no dejas de poner etiquetas a todo cuanto ves? La música puede enseñarte tantas cosas, incluso cambiar tu visión del mundo en algunos aspectos. Miras la carátula y dices: algo tan raro debe llevar melodías maravillas dentro.
    Y no sueles equivocarte. En esos momentos la intuición o lo que sea que tengas dentro no te falla, te ayuda a descubrirte a ti mismo con eso que tienes en las manos, ya sea un libro, un CD, o una película.

    Y bueno, ya me estoy emocionando 🙂
    Así que lo dejo por hoy.

    Nos vemos pronto 🙂

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: