Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Amor neoplatónico

La teoría neoplatónica del amor, con sus spiritus y todo, expuesta en una de las obras de lectura de este tercer trimestre, La dama boba, de Félix Lope de Vega. Habla Laurencio:

Destos mis ojos
saldrán unos rayos vivos,
como espíritus visivos,
de sangre y de fuego rojo,
que se entrarán por los vuestros.
[…] Son los espíritus nuestros,
que juntos se han de encender
y causar un dulce fuego
con que se pierde el sosiego,
hasta que se viene a ver
el alma en la posesión,
que es el fin del casamiento;
que con este santo intento
justos los amores son,
porque el alma que yo tengo
a vuestro pecho se pasa. (vv. 789-793 y 796-806)

El mismo Laurencio dirá en los versos 1835-1836:

Aquí están los ojos­
a cuyos rayos me ofrezco.­

Y Finea, la dama tenida por boba, declara a su amado en los versos 2413-2414:

porque en mis ojos estás
con memorias inmortales.

Aunque la idea central de la obra es la virtud del amor para perfeccionar el alma, infundir sabiduría y avivar el entendimiento (“que es luz del entendimiento / amor“, dirá el mismo Laurencio un poco después, en los versos 830-831), no por ello Lope evita la exposición de las cualidades del amor en los términos típicos del neoplatonismo que hemos expuesto en clase; así, la caracterización del amor como “dulce locura” (v. 814) o como “dulce enfermedad” (v. 823), por ejemplo.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Amor neoplatónico

  1. Versos 1051-1057. Y a continuación concluye: «Desde aquí / renuncio la dama boba.»

    Fin de la Primera Jornada.

    Muy bien traído, artista. Pero permíteme, no disentir, sino matizar tus palabras: la obra es una delicia de ingenio llena de gemitas como la que propones: «La claridad / a todos es agradable, / que se escriba o que se hable.», por ejemplo (versos 587-589). E tanti quanti…
    En todo caso, bienvenido a Hawaii y gracias por la aportación. Espero verte más por aquí.
    Aloha.

  2. Se hace significativamente más ameno leer la obra cuando te encuentras gemitas como esta:

    Pues, ¿he de dejar la vida
    por la muerte temerosa,
    y por la noche enlutada
    el sol que los cielos dora,
    por las áspides las aves,
    por las espinas las rosas
    y por un demonio un ángel?

Nos encantaría conocer tu opinión sobre esto…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: