Cita en Hawaii

«A veces el amor tiene caricias frías, como navajas de barbero.»

Prosopografía en honor a Bram Stoker

Tal día como hoy, hace ciento setenta y un años, nació Bram Stoker. Todos conocemos a su criatura más famosa:

Dentro había un hombre alto y viejo, pulcramente afeitado, salvo por un bigote blanco y largo, y vestido de negro de la cabeza a los pies, sin una sola nota de color en parte alguna. Leer más…

Anuncios

No todas las cárceles son físicas

Aquí la envidia y mentira

me tuvieron encerrado.

Dichoso el humilde estado

del sabio que se retira

de aqueste mundo malvado,

y con pobre mesa y casa

en el campo deleitoso

con solo Dios se compasa,

y a solas su vida pasa,

ni envidiado ni envidioso.

Lo dejó dicho fray Luis de León, y en esas seguimos, «tú, postrer Caín, el hombre.»

Summer’s almost gone

The Doors, «Summer’s almost gone», de Waiting for the sun, 1968.

Summer’s almost gone
Summer’s almost gone
Almost gone
Yeah, it’s almost gone
Where will we be
When the summer’s gone?

Morning found us calmly unaware
Noon burn gold into our hair
At night, we swim the laughin’ sea
When summer’s gone
Where will we be
Where will we be
Where will we be

Morning found us calmly unaware
Noon burn gold into our hair
At night, we swim the laughin’ sea
When summer’s gone
Where will we be

Summer’s almost gone
Summer’s almost gone
We had some good times
But they’re gone
The winter’s comin’ on
Summer’s almost gone

Y aquí seguimos, un año más.

Un año menos.

Pablo Neruda y las palabras

Dedicado a Sara González, por detenerse a charlar conmigo. Leer más…

Silencio

Luis Landero, La vida negociable, Tusquets, Barcelona, 2017, pág. 128: Leer más…

In the city desde hace cuarenta años

Un día como este, 20 de mayo, pero de hace cuarenta años, salía a la calle el primer LP de un grupo llamado a conmocionar la adolescencia de muchos que por entonces ni siquiera éramos púberes: The Jam. Estoy hablando, claro, de In the city. Leer más…

Feliz Día del Libro 2017

Celebremos el Día del Libro 2017 con unas palabras de Michel Houellebecq («Toda una vida leyendo», Intervenciones, Anagrama, Barcelona, 2011, pág. 250):

Ahora leo un poco menos a mis contemporáneos, más bien releo; es normal, estoy envejeciendo. También sé que seguiré leyendo hasta el día de mi muerte; puede que deje de fumar, seguro que dejaré de hacer el amor, y la conversación con los demás perderá interés; pero no puedo imaginarme sin un libro.

Aloha.

Málaga 451: La Noche de los Libros

En la noche del pasado viernes 21 de abril se celebró en La Térmica (Centro de Cultura Contemporánea de la Diputación de Málaga) la tercera edición del festival Málaga 451: La Noche de los Libros.

Leer más…

La casete de follar (George Michael in memoriam)

No veas qué añito lleva el mundo de la música popular, y me cuento veinte. De David Bowie a George Michael, pasando por Prince, Maurice White, Merle Haggard, Glenn Frey, Paul Kantner, sir George Martin, Keith Emerson, Greg Lake, Alan VegaLeonard Cohen, Sharon Jones, Prince BusterBilly Paul, Leon RussellScotty Moore y Rick Parfitt, que ha sido el penúltimo, aquí al ladito. Y todavía le quedan cinco días a este año terrorífico.

«George Michael descansa en paz». Este mensaje lo he recibido esta mañana dos veces, procedente de dos personas distintas, dos de mis mejores amigos, siempre al pie del cañón. Leer más…

Pronombres para impresionarte

Yo, que me veo varado en una playa sin sirenas…

Tú, que eres la luz por la que ven mis ojos…

Él, que se transforma por Ella…

Nosotros, que fuimos tan sinceros que desde que nos vimos amándonos estamos…

Vosotros, que sois futuro aterrador y esperanza redentora…

Ellos, que han vuelto a la carretera…

Os doy la bienvenida a las playas de Hawaii y, con las mismas, me despido hasta dentro de algunas semanas. Pero no os quedáis en mala compañía: os dejo con los 091 y su canción «Para impresionarte» (de su disco de 1993 Tormentas imaginarias). Así se siente uno al final de muchos de sus días: después de media vida aprendiendo historias, rebusca en el zurrón y no encuentra otra cosa que una ristra de pronombres. Para impresionarte.

He pasado muchas horas deambulando para regalarte
el musgo que creció a la sombra de una estatua de Edgar Allan Poe.
Y hoy que he vuelto a ver tu cara reflejada en el estanque,
he comprendido que no hay nada, no hay nada,
que pueda hacer para impresionarte,
para impresionarte.

He pasado media vida aprendiendo historias que contarte,
historias de amor y de odio, de androides y de soledades.
Hoy al desplegar tus alas, ¿hacia dónde te alejaste?,
he comprendido que no hay nada, no hay nada,
que pueda hacer para impresionarte,
para impresionarte.

Días enteros observando las estrellas para concienciarme,
he bajado hasta el infierno y vengo preparado para amarte.
Hoy te vi cuando silbabas una canción de Charlie Parker,
y he comprendido que no hay nada, no hay nada,
que pueda hacer para impresionarte,
para impresionarte.

Helos aquí, tocando en Madrid, hace unos meses:

Estad atentos a las orillas, a los espigones. Vaciaré botellas para mandar mensajes de socorro.

Aloha.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: